4 may. 2012

Rusia atacaría escudo antimisiles de EE. UU., si se ve amenazada


El escudo antimisiles, cuyos primeros elementos Estados Unidos ha desplegado ya en territorio europeo, despierta gran recelo en el Gobierno ruso, que sin éxito exige a Washington garantías jurídicas de que el sistema no supondrá una amenaza para la seguridad rusa.



El escudo antimisiles, cuyos primeros elementos Estados Unidos ha desplegado ya en territorio europeo, despierta gran recelo en el Gobierno ruso, que sin éxito exige a Washington garantías jurídicas de que el sistema no supondrá una amenaza para la seguridad rusa.

SPANISH.CHINA.ORG.CN) – Rusia podría lanzar golpes preventivos contra el escudo antimisiles de Estados Unidos desplegado en varios países de Europa, si en algún momento considera que su seguridad se ve amenazada, afirmó el jefe del Estado Mayor ruso, general Nikolai Makarov, durante una conferencia sobre defensa antimisiles celebrada el jueves en Moscú.

“Teniendo en cuenta el carácter desestabilizador de la defensa antimisiles, que en particular genera la ilusión de impunidad de un golpe devastador, en momentos de agravamiento de la tensión se podría recurrir a medios preventivos de interceptación”, aseveró Makarov, según la agencia rusa Interfax.

Esa misión, precisó, podría ser desempeñada por las baterías rusas de misiles Iskander de la región de Kaliningrado o las nuevas armas de ataque desplegadas en las fronteras noroeste y sur de Rusia con los países europeos, señaló EFE.

En un claro mensaje de advertencia a los países que albergan componentes del sistema de defensa estadounidense, el general señaló que los socios de Moscú “deben preguntarse si vale la pena que Rusia tome medidas militares que amenazarán directamente a los países en cuyo territorio se desplieguen los elementos de la defensa antimisiles bajo el pretexto de protegerse de inexistentes amenazas por parte de países con regímenes impredecibles”.

Como alternativa, el Kremlin insiste en la creación de un sistema antimisiles conjunto en el que Rusia se encargaría del flanco norte continental, tal como había propuesto el presidente ruso, Dmitri Medvedev, reiteró Makarov.

Mientras, Estados Unidos solo concederá a Moscú garantías jurídicas de que el escudo antimisiles estadounidense no amenaza la seguridad rusa si se alcanza un acuerdo de cooperación en ese terreno.

“Hay que llegar a un acuerdo de cooperación antes de conceder garantías jurídicas”, afirmó el jueves Ellen Tauscher, subsecretaria de Estado para el Control de Armas y Seguridad Internacional. Estados Unidos y la OTAN ofrecieron este jueves a Rusia que coopere en las primeras fases del despliegue del escudo antimisiles en Europa, para que compruebe que no menoscaban su potencia de disuasión nuclear.

En la cumbre aliada de finales de 2010, en Lisboa, ambas partes acordaron cooperar en materia de defensa antimisiles, pero pacto se convirtió en papel mojado debido a la negativa de Washington de garantizar por escrito que no amenaza a Rusia.
“La amenaza proviene de Oriente Medio. Estados Unidos no ve a Rusia como una amenaza”, aseguró por su parte nMadeleine Krido, asesora del Pentágono, que participó en la conferencia internacional sobre defensa antimisiles organizada por el Ministerio de Defensa ruso.

Kridon indicó que el escudo antimisiles en Europa no reúne las condiciones técnicas para interceptar misiles intercontinentales rusos. “Los misiles balísticos intercontinentales rusos no pueden ser interceptados. No apuntamos contra ellos y nuestros interceptores no tienen la velocidad suficiente para abatirlos”.
Pero Makarov insistió en que el escudo norteamericano acabará por bloquear el potencial estratégico ruso. “Consideramos que con el tiempo es posible el bloqueo de los lanzamientos de todos los misiles intercontinentales tanto desde el territorio ruso, como desde los submarinos en el océano”.

Por ello, aseguró que Rusia ya elabora sistemas tecnológicos para la inutilización de los elementos estratégicos del sistema antimisiles norteamericano.

0 comentarios:

Publicar un comentario